Fuerza de mujer: acortando la brecha de género en Tecnología

Los micromachismos son actitudes y comportamientos de inferiorización hacia la mujer en la vida cotidiana que suelen ser aceptados socialmente tanto en hombres como en mujeres. Esto provoca que en lugar de evitarlos, se naturalicen y cada vez sea más difícil terminar con ellos. Lo fundamental es detectarlos, interpelar a quienes estén involucrados  en la […]

Los micromachismos son actitudes y comportamientos de inferiorización hacia la mujer en la vida cotidiana que suelen ser aceptados socialmente tanto en hombres como en mujeres. Esto provoca que en lugar de evitarlos, se naturalicen y cada vez sea más difícil terminar con ellos. Lo fundamental es detectarlos, interpelar a quienes estén involucrados  en la situación y tratar de tomar acción. Que aunque nos parezca pequeña, se suma a la acción colectiva de la transformación del rubro y de la sociedad.

En el ambiente tecnológico el micromachismo suele estar muy arraigado, pudiéndose detectar ya desde la universidad. Pero esta problemática no surge en las universidades, viene de mucho antes. Se creó un estereotipo de género, que pone a las mujeres del ámbito tecnológico  en un nivel inferior a los hombres, y nos hizo creer durante mucho tiempo y aún todavía, que no somos de este ámbito o que no podemos ser de este ámbito, cuando no es así.

Romper estos estereotipos y micromachismos depende de la educación y de nosotros como sociedad.  Es necesario impulsar la igualdad desde nuestro lugar, en este caso para el ámbito tecnológico. Tenemos que concientizar que no es un ámbito masculino, al contrario, la diversidad de miradas en el ámbito de la ciencia y tecnología es fundamental y está demostrado ser así. Si bien no todas fueron visibilizadas, existen muchas mujeres referentes del ámbito que lograron importantes cambios. Y actualmente también existen mujeres liderando y trabajando en el área de la tecnología. 

[Fuente: Chicas en Tecnología]

 

Estereotipos de género en el rubro IT

Por supuesto que este problema no es exclusivo del rubro sistemas y viene desde la infancia misma.
Particularmente, en el área IT el problema puede deberse a la perpetuación de un estereotipo de género que pone a las mujeres del ámbito tecnológico  en un nivel inferior a los hombres. Y que nos hizo creer erróneamente durante mucho tiempo que las mujeres no pertenecemos a este ámbito. Hay estadísticas que muestran que a partir de los 6 años, el 90% de las niñas mujeres ya no se ven relacionadas a ninguna carrera de las llamadas STEAM. Y que de las personas inscriptas en estas carreras sólo el 33% son mujeres.
[Brecha de género en el sistema universitario CTIM entre 2010 y 2016 – Fuente: https://chicasentecnologia.org/]

Desde el principio de nuestra formación en el área IT, ya sea en cursos, talleres, estudios terciarios y universitarios se vienen dando situaciones de machismo. De parte de docentes, directivos e incluso compañeros machistas y misóginos, los cuales después se ven trasladados a los espacios de trabajo.
En lo que respecta específicamente a los trabajos del rubro IT, las mujeres nos encontramos con muchas barreras derivadas de este estereotipo. Ambientes masculinizados, prácticas rígidas no pensadas para equilibrar la vida personal con la laboral, baches enormes en el CV por embarazo y/o puerperio, diferencias visibles de la valoración de capacidad técnicas por género. 

Por todo esto es importante empezar a ver además de mirar, actuar además de sólo enojarnos con la situación. Cada quien lo puede hacer en sus propios tiempos y con sus herramientas, pero tenemos que animarnos a dar el primer paso y debemos  saber que somos muchas personas las que estamos accionando para acortar la brecha y romper con los estereotipos de género. Para que aún seamos más, para que no pongan más en duda nuestros conocimientos y nuestra capacidad en el rubro IT, para hacernos respetar, para que valoren y valoremos nuestro trabajo, para que sepamos detectar los  micromachismos e interpelarlos, es necesario concientizar, comunicar y comprometernos con el cambio de estereotipos de géneros. 

 

Nuestra experiencia

Hoy tenemos ganas de contarles algunas situaciones que hemos vivido nosotras en este rubro para invitar a pensar si alguna vez fueron partícipes de algo así y si hoy en día actuarían de la misma manera en la que lo hicieron aquella vez.

     ☆ En la universidad existían situaciones en las cuales los profesores ponían en duda a las mujeres sobre nuestra elección de la carrera, o no reconocían nuestro nivel académico. Muchas veces insinuando que nos iba bien por el solo hecho de ser mujer, provocando así que ese pensamiento se imponga en la comunidad. Cuando la realidad es muy diferente, las mujeres sí somos capaces de realizar la carrera, de tener un excelente nivel académico, y de ser excelentes profesionales en el ámbito tecnológico, pudiendo llegar a los altos niveles de una organización.

     ☆ Estando en búsqueda de empleo en el mundo IT, un amigo que me quería ayudar a entrar en donde él trabajaba me dijo: “Mandá el currículum igual aunque no sepas nada, probablemente te llamen porque están buscando completar el cupo femenino”.  Queremos que nos contraten por nuestros conocimientos y aptitudes, no por nuestro género. 

     ☆ Mientras me encontraba estudiando, un compañero me dijo: “Vos encargarte del frontend, que seguro de backend no entendés nada”. Queremos que no juzguen nuestros conocimientos por ser mujeres.

     ☆ Con mucha frecuencia escuchamos frases pronunciadas por hombres del estilo “Pero si vos sos un hombre más” o “Hoy seguro que le vino”. Nos gustaría que nos consideren pares de verdad, que se respete nuestro género y que no importe nuestra biología ni la de ustedes tampoco. Que los comentarios que hagan no sean para un género exclusivo y que no hieran a nadie con esos comentarios.

     ☆ En el área de RR. HH. suele ocurrir que en los procesos de selección, cuando estamos entrevistando hombres y hablando de las tecnologías, lenguajes, frameworks, etc., nos encontramos con situaciones en las cuales ellos suelen ponernos a prueba. Minimizan nuestra capacidad, queriendo dar vuelta la situación y ser nosotras las evaluadas. Cabe destacar, estamos muy bien informadas, capacitadas y tenemos un proceso bien definido en todo lo necesario para el rol.

     ☆ Otra situación menos frecuente que pudimos ver dentro del equipo de trabajo es que suelen saltearse las directivas de RR. HH. esperando como última palabra la de la Gerencia. Frente a estas situaciones lo que generalmente ocurre es que enfrentamos el contexto buscando la mejor solución a través del diálogo.  Y tenemos que aclarar que nuestra palabra vale tanto como la de un perfil masculino.


En estas historias, que constituyen situaciones que hemos vivido nosotras, pueden verse estos micromachismos que mencionamos al principio de este artículo.

 

Nuestro aporte

En Syloper, hace un tiempo que, sin buscarlo, las mujeres llegamos a ser el 50% del cupo. Sin ir muy lejos un día como hoy, hace 2 años, no había mujeres en la empresa. Y hoy constituimos la mitad de la fuerza de la empresa. Lo cual para nosotros es un logro hermoso.
En el camino nos hemos ido encontrando con diferentes situaciones. Siendo sinceras la mayoría de ellas fueron favorables pero también hubo algunas adversas. Y siempre elegimos interpelarlas y no dejarlas pasar, entendiendo que es una manera de cambiar poco a poco nuestra realidad.

Nuestro compromiso es luchar contra estos micromachismos en el día a día y cada una desde el rol que ocupamos. Sumando lo que sabemos para diversificar la mirada, y participando activamente en el cambio cultural que se está dando de manera colectiva.
Desde Syloper, cada una desde nuestro pequeño gran lugar, va nuestro aporte para este gran cambio en marcha.

 

Las mujeres que escribimos este artículo y que orgullosamente formamos parte de una Syloper que evoluciona tanto tecnológica como socialmente somos:

Ayelén Demaría — Analista funcional, desde abril del 2019

Pamela Zamboni — Project manager, desde mayo del 2019

Rocío Derendinger — RRHH, desde enero del 2020

Emilia Garassino — Social Media Manager

Florencia Castillo — Dirección Comercial, desde febrero del 2020

Julia Arrospidegaray — Desarrolladora backend, desde abril del 2020

Giuliana Cecchetto — Desarrolladora frontend, desde octubre del 2020

Jacqueline Roballo — Pasante Frontend, desde diciembre del 2020

Julia Poblete — Tester, desde febrero del 2021

 

→ Seguí leyendo:

Día Internacional de la Mujer y las Mujeres de Syloper

 

Más Proyectos | ir al Blog