fbpx Syloper 7 errores costosos que debes evitar al crear un MVP - Syloper | Desarrollo de software a medida

7 errores costosos que debes evitar al crear un MVP

En el vertiginoso mundo de las startups, la creación de un Producto Mínimo Viable (MVP) se ha convertido en un paso fundamental para validar ideas y conquistar a los primeros usuarios. Sin embargo, este proceso no está exento de desafíos. Cometer errores durante la creación de un MVP puede tener consecuencias muy complejas, desde un desarrollo prolongado hasta un lanzamiento fallido.

A continuación, presentamos 7 errores peligrosos que debes evitar al crear tu MVP para asegurarte de que este sea un trampolín hacia el éxito y no un obstáculo en tu camino.

Recuerda: Un MVP bien diseñado te permitirá obtener valiosos insights de tus usuarios, pivotar tu idea de ser necesario y sentar las bases para un producto sólido y escalable.

 

1. Centrarse en lo “mínimo” más que en lo “viable”

El propósito de un MVP no es simplemente lanzar un producto antes de que esté listo. La clave está en el equilibrio entre lo mínimo y lo viable. Muchas veces, las compañías se enfocan demasiado en la parte “mínima” del MVP y descuidan su viabilidad como producto.

Crear un MVP que sea “mínimo” implica identificar las características esenciales necesarias para demostrar la propuesta de valor de tu producto y solucionar el problema específico de los usuarios. Sin embargo, esto no significa lanzar un producto incompleto o de baja calidad. La parte “viable” implica asegurarse de que tu MVP cumpla con ciertos estándares de calidad y usabilidad para proporcionar una experiencia satisfactoria a los usuarios.

Un error común es lanzar un MVP que carece de funcionalidades básicas o que presenta problemas de rendimiento, diseño o usabilidad. Esto puede resultar en una experiencia de usuario deficiente y una percepción negativa de tu marca desde el principio.

Por lo tanto, es crucial enfocarse en la viabilidad de tu MVP tanto como en su minimalismo. Antes de lanzar tu producto al mercado, asegúrate de que cumple con ciertos criterios de calidad y que ofrece una experiencia de usuario satisfactoria. Esto significa invertir tiempo en el desarrollo y pruebas para garantizar que todas las funciones básicas funcionen correctamente y que el producto sea intuitivo y fácil de usar para tus usuarios.

Recuerda que el propósito de crear un MVP es probar si tu producto es viable utilizando la menor cantidad de funciones posible. Cualquier producto que lances al mundo debe ser técnicamente excelente, con una experiencia de usuario que haga que la gente regrese por más.

 

2. Feature Creep, el exceso de funcionalidades

La proliferación de funciones es otra trampa peligrosa en la que caen muchas empresas al crear un MVP. Aquí es donde la cantidad de funciones que planeas construir se sale de control. En otras palabras, tiras todo adentro.

La fluencia de funciones puede ocurrir por diversas razones. Tal vez tu competidor tenga una característica determinada, por lo que sientes que debes desarrollarla. O tal vez simplemente “tienes que” crear esa característica interesante, aunque no sea necesario demostrar tu valor en la etapa de MVP.

El Feature Creep puede ser especialmente perjudicial para la efectividad de tu MVP y el éxito de tu proyecto. No solo aumenta los costos y el tiempo de desarrollo, sino que también puede diluir la propuesta de valor de tu producto y confundir a tus usuarios.

Un ejemplo clásico de Feature Creep es el caso de Burbn, la primera versión de lo que eventualmente se convertiría en Instagram. La aplicación original (que estaba destinada a amantes del whisky) tenía una amplia gama de características, desde la capacidad de compartir tus ubicaciones hasta la posibilidad de calificarlas. Sin embargo, esta abundancia de características no resonó con los usuarios y la adopción de la aplicación fue baja.

Fue solo cuando el equipo detrás de Burbn se dio cuenta de que la característica más popular entre los usuarios era la capacidad de compartir fotos de manera rápida y sencilla que tomaron la decisión de pivotar y centrarse en esa funcionalidad. Así nació Instagram, una aplicación que se centraba exclusivamente en compartir fotos, eliminando el exceso de funciones innecesarias y concentrándose en ofrecer una experiencia simple y atractiva para los usuarios.

Por lo tanto, es crucial resistir la tentación del Feature Creep al crear tu MVP. En lugar de tratar de incluir todas las características posibles desde el principio, concéntrate en identificar las características fundamentales que realmente resuelven el problema de tus usuarios y demuestran el valor de tu producto. Esto te permitirá mantener un enfoque claro y efectivo en tu MVP, maximizando tus posibilidades de éxito en el mercado.

 

3. Sacrificar la seguridad y la privacidad por un menor tiempo de comercialización

Este punto suele ser el resultado de centrarse en lo “mínimo” y no en lo “viable”, pero es importante mencionarlo en sí mismo. Sí, la velocidad es importante cuando se trata de construir un MVP (como lo abordaré en un momento). Sin embargo, no puedes escatimar en aspectos como la privacidad y la seguridad en tu carrera hacia el mercado.

Aparte de las obvias cuestiones morales y éticas, sacrificar la seguridad y la privacidad puede tener consecuencias a largo plazo para tu producto y tu startup. Una brecha de seguridad puede no solo dañar la reputación de tu empresa, sino también llevar a la pérdida de la confianza de los usuarios y posiblemente a acciones legales.

Por lo tanto, es esencial asegurarse de que tu MVP esté seguro y de haber tomado todas las precauciones necesarias para proteger la privacidad de tus usuarios antes de lanzarlo al mercado. Incluso si esto significa que el tiempo de comercialización se extienda un poco más, vale la pena invertir en la seguridad y la privacidad desde el principio para construir una base sólida para tu producto y tu empresa.

 

4. Moverse demasiado lento

Como mencionamos en el punto 3, la velocidad y el corto tiempo de comercialización son vitales al crear un MVP. Cuanto más tiempo le lleve llegar al mercado, mayores serán las posibilidades de que tus competidores se te adelanten.

Pero la velocidad no solo importa al iniciar tu MVP, sino también al iterar. Es importante aprovechar tu agilidad y capacidad para girar rápidamente como una startup en etapa inicial.

No se trata solo de llegar al mercado lo más rápido posible, sino también de aprender y adaptarse rápidamente en función de los comentarios y las métricas de los usuarios. Las startups exitosas son aquellas que pueden iterar rápidamente en respuesta a la retroalimentación del mercado y mejorar continuamente su producto para satisfacer las necesidades cambiantes de los usuarios.

Por lo tanto, no te quedes atascado en la planificación y el perfeccionismo excesivos. En lugar de eso, lanza tu MVP lo antes posible, aprende de los comentarios de tus usuarios e implementa los cambios que mejorarán su experiencia.

 

5. Construyendo para todos

Tu producto debe estar diseñado para resolver el problema de un usuario específico. En otras palabras, tu objetivo no es complacer a todos. Si tu propuesta de valor intenta resolver todos los problemas del mundo entero, corres el riesgo de que sea irrelevante para cada persona.

En lugar de tratar de ser todo para todos, enfócate en un grupo específico de usuarios que enfrentan un problema particular. Este enfoque te permitirá diseñar un MVP más enfocado y efectivo, que resuelva de manera más eficiente las necesidades y problemas de tus usuarios objetivo.

Un MVP diseñado específicamente para un grupo demográfico o de usuarios te permitirá recopilar comentarios más específicos y de alta calidad, que luego podrás utilizar para mejorar y expandir tu producto de manera más efectiva en el futuro.

Por lo tanto, crea tu MVP con un grupo específico de usuarios en mente y ejecútalo únicamente para ellos. Recopila sus comentarios, itera tu producto y haz crecer tu audiencia gradualmente a medida que demuestres el valor de tu solución.

 

6. No trabajar con el equipo adecuado

Podría decirse que las personas son el aspecto más importante de tu proyecto. Y tener a las personas equivocadas creando tu MVP puede ser un error fatal para ejecutarlo.

Para evitar este error, es fundamental rodearte del equipo adecuado desde el principio. Esto incluye no solo a los fundadores y miembros del equipo interno, sino también a asesores, mentores y, si no eres un fundador técnico, partes interesadas técnicas.

Encontrar un CTO o cofundador técnico es, con diferencia, la elección más idílica. Tener ese talento técnico senior a tu lado generará dividendos a largo plazo.

Sin embargo, el proceso de encontrar el CTO/cofundador técnico adecuado puede ser extremadamente difícil, especialmente en un ecosistema donde hay una gran escasez de desarrolladores. Es crucial encontrar a alguien con la combinación adecuada de habilidades técnicas y habilidades blandas, así como convencerlos de que apuesten por tu joven startup.

Si no puedes encontrar un cofundador técnico adecuado, existen otras opciones, como contratar desarrolladores independientes o trabajar con una empresa de desarrollo de software. Estas opciones te permiten construir tu MVP manteniendo un corto tiempo de comercialización sin comprometerte con el enorme costo de un CTO a tiempo completo.

Independientemente de la opción que elijas, es crucial asegurarte de trabajar con profesionales que conozcan su campo y puedan producir código y arquitectura de alta calidad que sigan las mejores prácticas de la industria.

 

7. Ignorar los comentarios de los usuarios

Esto puede parecer obvio, pero cuando tus usuarios empiecen a darte su opinión, escúchala. Esto sucede a menudo cuando los fundadores están demasiado concentrados en la solución que quieren construir, en lugar del problema que quieren resolver.

No escuchar los comentarios de los usuarios hará que desarrolles un producto que nadie quiere. Esto conducirá a bajas tasas de adopción, apenas tracción y no pasará mucho tiempo antes de que tu proyecto llegue al final del camino.

Recuerda siempre el por qué detrás de la creación de un MVP: para probar si la solución que tienes en mente realmente resolverá el problema para tus usuarios objetivo. La única forma de conocer los resultados de esa prueba es escuchar a las personas que utilizan tu MVP.

 

Conclusión

Estos son solo algunos de los errores comunes que comete la gente al crear un MVP. La verdad es que existen muchos obstáculos para crear un MVP, muchos de los cuales son específicos de cada caso.

En resumen, los consejos para evitar errores en un MVP son:

• Definir y acotar tu propuesta de valor.

• Crear productos pequeños pero con un alto nivel.

• Lanzar tu MVP lo más rápido posible.

• Trabajar con el mejor talento que puedas encontrar.

•Escuchar los comentarios de los usuarios.

 

Recuerda, el objetivo es resolver el problema de tus usuarios de manera efectiva. Sin ellos, tu producto no puede tener éxito.

 

 

¿Tienes un proyecto en mente? 

Coordinemos un encuentro exploratorio sin costo:

Más Proyectos | ir al Blog